Fiscalías | Región de Antofagasta

FiscalíasRegión de Antofagasta

Noticias

 

“El peligro que enfrentamos es que gran parte de la droga incautada podría ser para consumo interno”

El Fiscal Regional de Antofagasta, Juan Castro Bekios, abordó el fenómeno criminal que se registra en esta zona del país.

Juan Castro Bekios, Fiscal Regional de Antofagasta.

Juan Castro Bekios, Fiscal Regional de Antofagasta.

La Región de Antofagasta se encamina a tener otro año récord en incautaciones de drogas. Solo en lo que va de 2024, distintos procedimientos desarrollados por las policías han permitido decomisar 3,7 toneladas de sustancias ilícitas, lo que equivale al 50% de todo lo detectado a nivel nacional.

Pero el tema va mucho más allá de una simple estadística, pues, como asegura el Fiscal Regional de Antofagasta, Juan Castro Bekios, el tráfico de drogas es el combustible principal de distintas actividades criminales, motivo por el cual, su constante evolución al alza, debe ser un llamado de atención para todos, más aún si se considera que gran parte de esa droga podría ser para consumo interno.

¿Cuál es el escenario del tráfico de drogas hoy en la región?

El tráfico de drogas es una preocupación constante y manifiesta en la región de Antofagasta. Si observamos la evolución del mercado criminal del tráfico de drogas en la última década, es posible distinguir un alza de los volúmenes de drogas que están ingresando a nuestro país, así como la diversificación de agrupaciones criminales que participan en la cadena de suministro.

En cuanto a las incautaciones basta señalar que el año pasado la Fiscalía Regional de Antofagasta registró la mayor cantidad de droga incautada de todas las fiscalías de Chile, con 12,8 toneladas, y este año ya hemos incautado 3,7 toneladas, lo que se traduce en un incremento de 203% respecto del mismo periodo del año anterior. Por otra parte, respecto a la diversificación de los actores en la cadena de suministro, hemos detectado una relevante participación de ciudadanos extranjeros en las etapas de transporte, logística y adquisición de importantes cantidades de droga, y, a su turno, cuando se analiza la venta directa de drogas a consumidores, conocida como microtráfico, hay una mayor participación de ciudadanos nacionales.

¿Existe mayor actividad criminal vinculada al tráfico de droga en la región?

La macrozona norte ha tenido tradicionalmente una importante actividad criminal vinculada al tráfico de drogas. Ello, al poseer extensas fronteras con países productores, pero además por la amplia costa que facilita el tránsito de drogas por vía marítima. Ahora bien, en el caso particular de nuestra región, a esta condición deben añadirse otros factores. Como ya adelantamos, nuestra región ha tenido un sustantivo incremento en el tránsito, transporte y transacciones de sustancias estupefacientes y/o psicotrópicas, y para ello se requiere que existan organizaciones criminales con la capacidad económica y logística para llevar a cabo tales operaciones. Y eso devela, sin duda, la presencia en nuestra región de organizaciones criminales de relevancia.

¿Puede este fenómeno incentivar o despertar otros problemas de criminalidad en nuestra región?

En efecto, en nuestra región, y así lo hemos planteado, el mercado criminal del tráfico de drogas está vinculado a varias actividades delictuales. Mediante análisis estadísticos del año 2022, establecimos una correlación de 0.61 entre los ingresos por delitos de tráfico de drogas y los homicidios. Esto significa que tienen un comportamiento similar. En palabras simples, a mayor tráfico de drogas más homicidios y viceversa. Con esta clase de análisis comprobamos que esta misma vinculación existe entre el tráfico de drogas y otros delitos, como tráfico de armas y secuestros. Además, de la información general que fluye de nuestras investigaciones podemos afirmar que los vehículos que se roban en el norte, son medios de cambio para adquirir drogas o armas.

La mayoría de la droga incautada este año es marihuana, ¿qué nos indica eso?

Efectivamente es así. De las 3,7 toneladas de droga incautadas este año, 3,1 toneladas corresponden a marihuana. Dicho esto, la pregunta que debemos hacernos es la siguiente ¿tiene sentido que esa cantidad de marihuana esté destinada a mercados en Europa, cuando los países europeos tienen mercados mucho más próximos para abastecerse de marihuana? Si a ello añadimos que Chile, en el contexto latinoamericano, es el país que consume más marihuana, no se puede descartar que toda esa droga no sea de tránsito, si no que para el consumo interno, cuestión que es de extrema gravedad, primero por un asunto de la salud pública, y por otra parte por las tremendas ganancias que está dejando dicho mercado ilícito para las organizaciones criminales, quienes, con un poder económico de tal naturaleza, son un peligro inminente para nuestra sociedad y nuestro Estado Democrático de Derecho.

¿Cuáles son las principales dificultades para combatir este delito?

Yo diría que la tecnología siempre ha sido una dificultad. El tener acceso a las comunicaciones de las organizaciones criminales, es una herramienta eficaz para conocer sus actividades y recabar medios de prueba. Sin embargo, con el auge de las nuevas tecnologías y los nuevos formatos de comunicación por mensajería de texto, voz y video, esto se ha dificultado y hemos tenido que adaptar nuestras técnicas de investigación. Sin perjuicio de ello, la dificultad que estimo más determinante para una eficaz persecución criminal y una real desarticulación de estas organizaciones criminales, es la inexistencia de recurso humano especializado en la región para enfrentar las investigaciones patrimoniales, pues estas indagaciones especializadas son esenciales para develar, atacar, eliminar y asfixiar estas economías ilícitas paralelas que generan las agrupaciones criminales.

Como hemos reiterado ante diversas instancias a propósito de esta problemática, cada día que dejamos que estas economías ilícitas crezcan y se fortalezcan, la lucha contra el crimen organizado corre el riesgo de estancarse y, como toda enfermedad social, se hace más complejo extirparla.

¿Cómo aborda el Ministerio Público esta amenaza?

Como primera cuestión, nos encontramos trabajando, tal como lo anuncié en la última Cuenta Pública, en la creación de la Fiscalía de Análisis y Crímenes Complejos (FACC), que se hará cargo de enfrentar de manera integral la criminalidad organizada y sus diversas manifestaciones, entre ellas, él tráfico de drogas, además de otros fenómenos como los secuestros, homicidios, trata y tráfico de migrantes y corrupción. Pero, además, nos parece fundamental la cooperación internacional. En este ámbito, como Fiscal Regional, desde el inicio de mi mandato y con la colaboración de la Fiscalía Nacional a través de su Unidad de Cooperación Internacional, he tenido la oportunidad de sostener encuentros y generar vías de cooperación con nuestros pares de la Fiscalía de Colombia, y hace unos pocos días con nuestros pares de la Fiscalía de Bolivia, con la cooperación de la Oficina de las Naciones Unidas Contra las Drogas y el Delito (UNODC). Con ello, pretendemos generar lo que se conoce como ECI (Equipos Conjuntos de Investigaciones) y otros mecanismos de colaboración.

Además, ha sido preocupación de nuestro Fiscal Nacional la incorporación de tecnologías a la persecución penal, y, siguiendo esos lineamientos, estamos trabajando de manera conjunta para acceder al uso de tecnologías basadas en ciencia de datos e inteligencia artificial. Por último, con nuestros pares fiscales regionales de la macrozona norte, hemos realizado coordinaciones para abordar este fenómeno de manera integral y conjunta, y de esa forma enfrentar el crimen organizado como una sola Fiscalía. Sólo así podremos brindar más seguridad a los habitantes de nuestro país.

 

Noticias Relacionadas

13/07/2024

Fiscalía y OS7 desarticulan banda que se dedicaba a la venta de ketamina y otras drogas en Calama

12/07/2024

Fiscalía de Calama formalizó a banda que se dedicada a la sustracción de cobre y durmientes de ferrocarril

12/07/2024

Femicidio frustrado: Fiscalía formalizó a sujeto de 58 años por lesiones graves a su cónyuge