Sala de PrensaNoticias

 

Cuidados y medidas de protección para que un menor de edad declare en un juicio oral

La Fiscalía de Chile cuenta con un modelo de atención especializado en niños y adolescentes agredidos y que deben prestar declaración. Para evitar su revictimización, solicita medidas de protección como el circuito cerrado de televisión, el uso de perros de asistencia o el biombo. Sin embargo, ante la disparidad de respuestas por parte de los tribunales, actualmente colabora con el Poder Judicial en un proyecto para mejorar las condiciones en que se desarrolle la rendición de esta prueba.

Entre enero y junio de 2013  se aplicó este procedimiento  a más de 14 mil menores de 18 años, víctimas de delitos sexuales o violencia intrafamiliar.

Entre enero y junio de 2013 se aplicó este procedimiento a más de 14 mil menores de 18 años, víctimas de delitos sexuales o violencia intrafamiliar.

La declaración de menores de edad víctimas o testigos de delitos durante un juicio oral, es una prueba dentro del sistema penal y, como tal, la Fiscalía debe velar porque se rinda de forma óptima. Por ello, desde el ingreso de la denuncia, se echa a andar un sistema de protección y asistencia que permita a los niños, niñas y adolescentes estar en mejor estado para presentar su relato.

Así, si la denuncia involucra a víctimas menores de edad de delitos sexuales y de delitos en contexto de violencia intrafamiliar, se implementan acciones de intervención conducentes a brindar protección, orientación y apoyo, en el marco de un modelo especializado de atención.

“Lo primero es contactar al denunciante o referente protector del niños/a y adolescente para la  recolección de información  que permite evaluar riego inmediatamente después de la denuncia y  previo a la toma de declaración. Entonces viendo las condiciones en que está el niño o niña se aplican las medidas de protección autónomas aplicables por la Fiscalía o se informa al tribunal para que se apliquen medidas cautelares como sacar al agresor de la casa, si corresponde. Asimismo, se deriva a la red para tratamiento sicológico, esta reparación va a permitir que el niño esté más estable a la hora de declarar”, explica la psicóloga de la División de Víctimas y Testigos de la Fiscalía Nacional, Carolina Ortíz.

Sólo entre enero y junio de 2013  se aplicó este procedimiento  a más de 14 mil menores de 18 años, víctimas de delitos sexuales o violencia intrafamiliar.

Si existen antecedentes suficientes para acreditar los hechos y la participación del imputado, se formula acusación y el caso puede llegar a resolverse en un juicio oral. Durante el transcurso de la investigación se pueden solicitar pericias de credibilidad y de daño emocional a los centros de la red pública. Siempre se evaluará la derivación a tratamiento psicológico de los menores y adolescentes. Luego, una vez finalizada la investigación y fijada la fecha para el juicio continúa la etapa de preparación metodológica.

Prueba y reparación
Si bien la Fiscalía procura que durante todo el proceso penal, la víctima se encuentre en un ambiente de protección, las condiciones durante la declaración en el juicio no siempre son las más adecuadas y pueden incluso resultar revictimizantes, teniendo presente que en esa etapa es el Tribunal el que decide acerca de la concesión o no de las medidas de protección, y en caso afirmativo, cuál de ellas será implementada.

“Una vez en juicio oral el niño, niña o adolescente es interrogado y contrainterrogado. Lo anterior impone a los fiscales, así como al sistema en general, brindar a los niños la protección suficiente para que se sientan en las mejores condiciones para declarar, como contar con el sistema de circuito cerrado y disponibilidad de herramientas de contención para el niño”,  detalla Catalina Duque, abogada de la Unidad Especializada de Delitos Sexuales y Violencia Intrafamiliar de la Fiscalía Nacional.

La fiscal Centro Norte, Carolina Suazo, complementa que “se debe tener presente que en la mayoría de los casos el hecho que los menores de edad pasen por un juicio oral produce un efecto reparador en las víctimas, lo que es positivo”.

Con el doble objetivo entonces, de rendición de prueba por una calzada y la sensación de reparación de la víctima por la otra, la Fiscalía antes que se desarrolle el juicio realiza una evaluación del menor para explicarle en conjunto con sus padres o adultos responsables, de qué se trata el juicio, lo que permite reducir su ansiedad.

Durante esta etapa la Fiscalía se informa respecto de las necesidades del niño, si están más nerviosos, si están teniendo pesadillas porque se acerca la fecha u otras manifestaciones, todo con el fin que el menor llegue en las mejores condiciones a la declaración.

Carolina Ortíz destaca que “nadie le puede decir al niño o niña lo tiene que hablar durante el juicio, lo que le pedimos es que cuente la verdad, que éste va a ser el último paso, el último esfuerzo que le vamos a pedir que haga en recordar y contar lo que nos señaló en una primera instancia de declaración. Nadie lo va a retar, ni cuestionar, Es la instancia en que los jueces necesitan escuchar al niño o niña que va a declarar”.

Medidas de protección
Según la jefa de la Unidad de Atención a Víctimas y Testigos (URAVIT) de la Fiscalía Metropolitana Oriente, Tamara Farren, todas las causas con menores de edad son ingresadas a la Uravit para acompañamiento en la toma de declaración con los fiscales, para analizar si están en condiciones de declarar y para revisar los eventuales tratamientos a derivar.

“Hay un acompañamiento permanente de un profesional de Uravit hasta el juicio en el caso que lo haya. Hay casos en los que los profesionales acompañan incluso en el tribunal el día del juicio. En general hay contención durante las etapas del proceso, acompañamiento y tratamiento en el caso que se requiera, para tratar de que el menor vaya en las mejores condiciones posibles” explicó Farren.

Una vez evaluado el menor de edad, se toma la decisión de solicitar medidas de protección durante su declaración.

“La Fiscalía pide medidas como que declaren en una sala aparte por sistema de circuito cerrado de televisión, con perros de asistencia, con biombos. Pero finalmente es resorte del Tribunal dar lugar a las medidas”, explica Catalina Duque.

“Nuestros problemas ocurren el día del juicio. Hemos tenido casos en los que niños de 7 años deben declarar frente al padrastro y los interrogan igual que a adultos.  Con el circuito cerrado mejoras las condiciones para declarar, ya que quitas el contacto visual por un lado, y las preguntas las hace un juez y no el defensor o el fiscal”, dice Farren.

Proyecto 2º Tribunal Oral en Lo Penal
La intención de mejorar la circunstancias en que declaran los niños/as, motivó el desarrollo de un proyecto piloto en el 2º Tribunal Oral en Lo Penal en el Centro de Justicia de Santiago, promovido por el Poder Judicial y en el que participa la Fiscalía de Chile, que creó una sala especial y capacitó a los jueces para tener otra mirada a la hora de tomar las entrevistas.

“La idea es que los jueces en este tipo de juicios cuenten con herramientas que les permitan recepcionar la prueba adecuadamente y conjuntamente se  proteja a los niños, niñas y adolescentes. Por eso existen estas salas con circuito cerrado, que permite que el juez tome conocimiento de las preguntas y luego le consulte al niño, lo anterior permite que, el niño se sienta en una situación más protegida y cómoda para presentar su declaración, sin intervenciones ni presencias amenazantes como su agresor” explica Catalina Duque.

Asimismo, en la Región del Bíobío, la Fiscalía habilitó salas de espera en los tribunales orales, decoradas y ambientadas con juegos y diseños infantiles a modo de hacer menos traumática la experiencia del menor en el juicio.

Perros de asistencia
En 2010 se tuvo la primera experiencia en el país de declaración en compañía de perros de asistencia judicial, aplicada por la Fiscalía Metropolitana Centro Norte.

“Los perros canalizan la ansiedad de los niños y generan mucha más calma ante una circunstancia que les es muy ajena. Se trata de proveer de contención a los niños y ésta puede venir a través de un perro o de la presencia del sicólogo de la URAVIT o desde un referente para los niños, que en caso de desbordarse pueda estar a la mano y hacerlos sentir que no están acompañados”, señala Duque.

Según la fiscal Suazo, los menores conocen al perro previamente al juicio, y al momento de declarar los acompañan y se cambia el foco de atención.“Para el niño lo importante es que va a ver al perro, podrá tocarlo libremente y sus latidos provocan un efecto tranquilizador a la hora de responder las preguntas de los jueces”.

Juicios sin víctimas
Los profesionales de la Uravit, pueden advertir que por factores como retractación, escaso apoyo familiar, estado sicológico deteriorado o víctimas muy pequeñas, y pese a las acciones de protección efectuadas por la Fiscalía, un menor no está en condiciones de declarar, y puede sugerirle al fiscal restarlo del juicio.

“Tenemos varios casos que se han ido a ‘juicio sin víctimas’, porque ha habido una evaluación de los sicólogos URAVIT o instituciones de reparación, que han señalado que el perjuicio de que pasen por declaración es tan alto, que corren riesgos importantes de estabilidad emocional y que muchos de ellos no podrían ni hablar. Esto pasa incluso con adultos”, explicó Duque.
“Hay casos en los que la víctima es muy pequeña, también está el riesgo de suicidio, que conlleva a contratar un tratamiento médico siquiátrico”, indicó Farren.

En estos casos las víctimas no asisten, pero se presentan los informes sicológicos, y como medios de pruebas a los sicólogos, al denunciante, y todos los actores que puedan dar un contexto sobre los hechos y permiten situar y entender la peligrosidad de que el niño asista al juicio.

 

Noticias Relacionadas

30/10/2014

Fiscalía formalizará a menor detenido como presunto responsable de diversos incendios en Curacautín (audio)

30/10/2014

Talca: fiscalía formaliza a concejal de la comuna por el delito de cohecho (Audio)

29/10/2014

Fiscalía nombrará fiscal preferente para investigación de asaltos a camiones de valores en zona Occidente